ARTÍCULO: Entrevista para Harper's Bazaar (Agosto 2018)



Taylor Swift entrevista al icono del rock and roll Pattie Boys acerca de la composición de música, la Beatlemanía y el poder de ser la musa

Pattie Boyd se sincera a Taylor Swift sobre lo que supuso estar casada con dos de las mayores leyendas del rock and roll


···


Durante los años 60 y 70, Pattie Boyd se situó en el punto intermedio entre la moda, el rock and roll, el arte y la fama. Considerada una de las mayores musas de todos los tiempos, Boyd, que se casó primero con George Harrison y luego con Eric Clapton, fue la inspiración del éxito de los Beatles Something, y de los de Clapton Layla y Wonderful Tonight. Hace poco, devoré la autobiografía de esta intrigante mujer, llamada Wonderful Tonight. Hace algunas semanas, tuve el placer de poder sentarme con ella en la cocina de su precioso apartamento en el barrio de Kensington. Conforme los rayos del sol entraban por las ventanas, sus ojos azules se iluminaban mientras hablaba. Hay un cierto modo travieso en ella y, sorprendentemente teniendo en cuenta lo mucho que ha pasado en la vida de luz.



TAYLOR SWIFT: Estoy muy ilusionada de estar aquí hablando contigo porque las dos somos mujeres cuyas vidas han estado muy influenciadas por la música y la composición. Yo estoy a un lado, y tú en el otro. ¿Es correcto el sentido que se le da al concepto de "ser una musa"?

PATTIE BOYD: Yo encuentro el concepto de "ser una musa" comprensible cuando se habla de todos esos grandes pintores, poetas o fotógrafos que normalmente tienen una o dos. El artista absorbe de su musa un elemento que no tiene nada que ver con las palabras, sino solo la pureza de su esencia.



¿Qué sientes que es un factor que los artistas quieren comunicar contigo mediante las canciones?

Creo que, en mi caso, tanto George como Eric eran incapaces de comunicar sus sentimientos mediante una conversación normal y corriente. Yo me convertí en su reflejo.



Me preguntaba sobre quién y en qué situación se escribió Wonderful Tonight, y ahora sé que trata de cuando te estabas preparando para ir a una fiesta y te estabas probando diferentes modelos de ropa e ibas descartando unos y otros.

Iba bajando las escaleras, pensando con temor que Eric estaría enfadado porque había tardado demasiado en arreglarme, y en vez de eso, solo dijo: "Escucha, acabo de escribir una canción".



Eso me parece increíble.

Pero también debes hacer eso. Debes sentirte inspirado por ciertos momentos..., la forma en que tu novio se gira hacia ti o te dice algo o sonríe un poco y piensas "¿Qué estará pensando?", esas cosas te inspiran. ¿Puedes escribirlo justo en el momento en que sucede?



Definitivamente, hay momentos en los que una nube de ideas se para enfrente de tu cara y puedes alcanzarla y atraparla. Muchas canciones son cosas que aprendes, estructuras y cultivas, y entonces sabes cómo crear una canción. Pero también hay otros momentos místicos, mágicos, inexplicables, en los que una idea que está completamente formada aparece de repente en tu cabeza. Y ésa es la parte más pura de mi trabajo. Puede complicarse de otras maneras, pero la composición sigue siendo el mismo sencillo proceso que cuando tenía 12 años y escribía canciones en mi habitación.

Ya veo, ya veo...



Desconozco qué hace que una persona realmente sea creativamente inspiradora. Existen muchas personas con las que he pasado mucho tiempo y sobre las que no he podido escribir.

Por supuesto, ¿y ahora, qué es eso?



Pues no lo sé. Es solo que hay personas que entran en tu vida y tienen ese efecto en ti. Es muy interesante porque, en tu caso, tú inspiraste a dos músicos icónicos. Y eso me flipa. ¡Se me hace rarísimo!

Cuanto más me lo dices, más flipo yo misma.



Conociste a George Harrison a los 19, en la grabación del álbum A Hard Day's Night. De repente, tu vida cambió de repente porque te enamoraste de alguien con quien el mundo entero estaba obsesionado. No había otra banda como Los Beatles. ¿Alguien te advirtió de tanta fama?

En absoluto. Nadie asumió tal papel. Nadie pensó que eso relevante desde el principio. Recuerdo que, un día, un periodista vino a nuestra casa y le preguntó a George: "Seriamente, ¿cuándo crees que va a explotar la burbuja? ¿Cuándo terminarán Los Beatles?".



Qué fuerte.

Si ellos creían eso, no había razón por la que pensar: "Ah, cuidaré a Pattie y la guiaré en esta situación tan difícil a la que hacer frente para una chica tan joven". Lo único que Brian Epstein, su mánager, nos dijo a mí y al resto de esposas y novias fue: "No habléis con la prensa."



¿Fueron los fans la razón por la que decidisteis iros a vivir al campo?

Viviendo en Londres con George, había tantos fans fuera todos los días, que se nos hacía imposible salir siquiera del apartamento. Brian Epstein pensó que sería una buena idea que John, Ringo y George se mudaran al campo, en pequeñas casitas a una hora de la capital. Decoraríamos el exterior de nuestra casita con pintura en espray; parecería un monstruo psicodélico.



Recuerdo haber visto una foto de la casa, y Mick Jagger y Marianne Faithfull habían pintado sus nombres con espray en la pared con las palabras mick y marianne. Hace poco, leí un libro sobre Richard Burton y Elizabeth Taylor y el frenesí de locura que les rodeaba. En el libro, se cita a Elizabeth diciendo: "Podría ser peor, podríamos ser los Beatles." Tú eres una de las pocas personas que puede decir que vivió la Beatlemanía desde dentro. ¿Cómo lo sentiste?

Al principio, me pareció absolutamente aterrador. Conseguí ver en concierto a los Beatles en un teatro en Londres, y George me dijo que debería irme con mis amigas antes de la última canción. Así que, antes de la última canción, nos levantamos de nuestros sitios y salimos del teatro por la puerta de salida más cercana, con todas esas chicas detrás de mí. Nos siguieron, y me pegaron y me tiraron del pelo, y nos fueron empujando todo el rato por aquella larga calle.



¿Qué os decían?

"Os odiamos."



Ésa es mi peor pesadilla. Probablemente pensaste: "Si vosotras me conocierais de verdad y yo os conociera de verdad, no me estaríais tirando del pelo en este callejón ni diciéndome que me odiáis".

Exactamente.



¿Ha cambiado la dinámica de los fans de los Beatles ahora que haces estas fantásticas exhibiciones de tus fotografías?

George ya no está con nosotros, ni John. Todo eso pasó hace mucho tiempo, y los fans ya no muestran esas actitudes antagónicas hacia mí. De hecho, parece que les alegra que comparta mis fotografías. Una vez, en una de esas exhibiciones, esas mismas chicas aparecieron vestidas como yo en A Hard Day's Night.



Es muy cuqui cuando la gente hace eso. Me encanta.

Sí, es adorable.



Es increíble que te sintieras completamente asustada por la idea de ese agobio de la gente que adoraba a los Beatles, y que ahora exista esa gran gratitud por su parte. Para mí, uno de los momentos más desgarradores que se relatan en el libro es cuando, años más tarde, Eric y tú os casasteis, y George y su nueva mujer, Olivia, asistieron a la boda, y también Paul y Ringo, pero no John. Luego dijo que le hubiera encantado ir. Esa noche, hubo un concierto improvisado, y de haber estado él allí, hubiera sido la última vez que los Beatles tocaron juntos.

¿Te imaginas? Yo estaba desconsolada.


Yo me sentí desolada cuando lo leí.


John sintió que no podía ir a la boda porque si se iba de América, no lo dejarían volver, y era importante para él estar en Estados Unidos.


Del libro, me pareció absolutamente precioso cómo has pasado por tantos altibajos, y cómo has contado esas grandes verdades sobre tus relaciones, con los que ahora parece que te llevas bastante bien. Quiero decir, Eric incluso te dio permiso para que publicaras sus cartas de amor. ¿Cómo llegaste a acabar tan bien con personas con las que has pasado tanto? ¿Consiste solo en dejar que el tiempo pase?

Considero que el tiempo debe jugar un papel muy importante. Solo porque la relación se terminara por el motivo que fuese, no hay razón por la que seguir con ningún tipo de odio o desagrado hacia esa persona. Más tarde, con el tiempo, pensé: "Voy a llamar a Eric para preguntarle si me deja usar esas cartas tan maravillosas que me escribió, y si él necesita cualquier cosa de mí, solo tendría que pedírmelo y se lo daré encantada." Y creo que todo eso se basa en los recuerdos que tengo de la primera vez que nos casamos y lo bien que lo pasamos juntos, y también por lo enamorados que estábamos.



Parece que te apropias de todo tu pasado, y no solo de las partes buenas.

Y lo hago. Absolutamente.



Por último, ¿qué consejo le darías a una joven de 28 años profundamente inspirada por tu mentalidad? Me encantaría echar un vistazo atrás a mi vida con la misma claridad, sabiduría y paz que pareces tener tú.

Tienes que recordar continuamente que nada se mantiene siempre igual; siempre va a haber cambios. El mundo entero va cambiando, nosotros vamos cambiando, las cosas en nuestra vida van cambiando. Nada permanece siempre igual. Te guste o no, nada dura para siempre. Y siempre hay que tener en cuenta eso.




Fuente: Harper's Bazaar
Traducción: El Rincón de Taylor

¿Quiénes somos?

Somos las creadoras de este sitio, Mary y Pau, dos chicas jóvenes corrientes con afán de hablar sin parar de una obsesión rubia con guitarra y tacones a la que no dejamos de escuchar cantar. ¡Bienvenidos a nuestro pequeño gran rinconcito, cornerers! :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario